domingo, 6 de febrero de 2005

El juego de las sillas

Hoy he estado calentándome la cabeza pensando cómo puedo sentar a mis niños en clase, porque ha llegado el momento de cambiarles de sitio. Y no creáis que es tarea fácil. No puedo poner a Paco "Fuerte" con Pedro, porque la madre de este último cree que es un mal ejemplo para su hijo. No puedo poner a Nahida con Alí, porque entonces él sólo hablaría en árabe con ella y sería una pena ahora que se está lanzando a soltar alguna palabrita en español. Pero tampoco puedo poner a Nahida con Rita, porque esta última es una niña muy buena pero sólo hace lo que Nahida dice y, cuando están juntas, no me hace ni caso. Tampoco puedo poner a Nahida con Isa, ni con Lina, porque no hacen más que hablar. No puedo poner a Josué, Carol, Carlos, Framcisco Javier ni Lina juntos, porque entonces no dan ni golpe. A Francisco Javier tampoco le puedo sentar junto a Adrián, Paco "Fuerte", Pedro o Jorge, porque terminan siempre pegándose. Y, ni pensar en poner a Saul con Pablo o Heidi.... En fin, como podéis ver, no es una tarea sencilla. Al final he dado con una combinación que parece apropiada... hasta que llegue mañana. Entonces empezaré a arrepentirme de la forma en que he colocado a los niños, ejejjejejeje.

Maestla

2 comentarios:

Ali dijo...

Qué recuerdos. Recuerdo cuando tocaba cambiar de sitio en clase. Era un suspense... A ver con quién te ponían al lado. No podías hablar demasiado con tu compañero, porque entonces te volvían a cambiar...

Carmen dijo...

mas madera, maestla, mas madera.
Besosssssssssssss