lunes, 7 de mayo de 2007

¿Cuántas piernas necesita una "maestla"?


La familia de Aitana está pasando por un mal momento. Por eso, el viernes, cuando terminó de "hacer el tiempo" le permití sentarse sobre mis rodillas en lugar de volver a su cojín. Ya había hecho que la rana saltara hasta el charco del viernes, ya se había asomado a la ventana para comprobar que lucía el sol, ya había buscado la palabra "sol" en el panel y la había colocado en su sitio y estábamos a punto de comenzar la asamblea. Pero Aitana no volvía a su cojín y terminó sentada en mi rodilla.

Carolina no estaba muy conforme. Levantó la mano para informarme (por si no me había dado cuenta) de que Aitana no había vuelto a su sitio.

- Ya lo sé -dije yo -pero es que hoy, el cojín de Aitana soy yo.

- Entonces yo también quiero - respondió Carolina.

- Bueno, otro día tú. Hoy está ella.

- Si, pero tienes dos piernas - insistió Carolina, mientras señalaba mi pierna vacía con su dedito.

Ante una lógica tan aplastante, no me quedó más remedio que permitirle a ella también que se sentara en mi rodilla. En mi otra rodilla.


Maestla.

6 comentarios:

Maru dijo...

Kaa, he dedicado un rato (un rato largo) a leer tus historias y me he reído mucho. Tienes niños extraordinarios, bueno, todos lo son, pero varios juntos es una pasada, jajaja.

Besos

Maestla dijo...

Si, Maru, tengo que reconocer que soy una auténtica privilegiada por tener este trabajo y por disfrutar, cada día, de tanto cariño y tantos motivos para sonreir. :)

Gabriela Querol dijo...

Realmente estas historias son encantadoras. A parte que me ha permitido conocerte un poco.

Gabriela (gaquero en postcrossing)

seraim dijo...

Buenísima la lógica de esta niña!! Me encanta cómo cuentas todas tus historias!

Maru dijo...

La profe Kaa se fue a Paris y nos tiene sin sus historias.
Disfruta,disfruta....

un besito

tara dijo...

¡Hola,maestla! ¡Me encanta tu blog! Qué historias! Yo estudié la rama de Jardín de Infancia en FP,pero al final no he conseguido trabajo por ahí,pero sí que hice mis prácticas en guarderías,y la verdad es que es un trabajo duro pero a la vez muy bonito y divertido con las cosas de los críos.Me pasaron varias anécdotas,pero al cabo del tiempo la mayoría se me han olvidado,mala memoria que tiene una,pero hubo un que sí recuerdo porque me hizo muchísima gracia.Un niño,de unios 3 ó 4 años,no recuerdo qué le dijo un compañero,que le contestó con mucho desparpajo:"Yo soy guapo hasta el infinito!" jajajaja.
Adelante con tu blog! un saludo de merortiz,una postcrosser.