martes, 16 de diciembre de 2003

La "Crisis Rapunzel" (primera parte)

El primer año que trabajé, lo hice en un pueblo de sólo 150 habitantes, y la experiencia fue realmente maravillosa. Como podéis imaginar, en un pueblo tan pequeño el colegio no tenía demasiados alumnos. Había dos aulas. La de los mayores, de 9 alumnos, y la de los pequeños, la mía, con sólo 5. Tenía un niño de tres años, dos de cuatro, uno de cinco y una niña (la única de la clase) de seis.
Cuando llegó junio, el director decidió hacer una representación teatral para el festival de fin de curso. Pero claro, mi clase no era muy numerosa, y además, eran muy pequeños. Así que le sugerí que hiciéramos la obra juntos. Al fin y al cabo, juntando todo el colegio eran sólo 14 niños. Pero se negó. Me dijo que "ya tenía decidida su obra, y no necesitaba más actores". Y me sugirió que buscara otra obra para hacer con los niños de mi clase.
En fin, que me tocó ponerme a pensar. Casualmente, esa tarde les conté a mis alumnos el cuento de Rapunzel (¿lo conocéis? Ese de "Rapunzel, niña hechicera, échame tu cabellera", y la niña, encerrada en la torre que tira la trenza para que suba la bruja... Bueno, pues ese) y les gustó bastante. Así que les pregunté si querían que hiciéramos ese cuento como obra de fin de curso, y me dijeron que sí.
Pero ahora se presentaba el primer problema. Los protagonistas de la obra eran: un padre, una madre, una niña, un príncipe, y una bruja. Y mis actores eran: cuatro niños y una niña. Un poco difícil ¿no?

Maestla

2 comentarios:

myla dijo...

Genial, una historia preciosa!! Seguro que acabaron haciendote una fiesta de despedida en ese pueblo por todo lo alto!! ;-)

Maestla dijo...

Bueno, yo participé en la organización de la fiesta... Lo que sí me hicieron fue una cena de despedida que me encantó ;)